martes, 28 de octubre de 2008

LO QUE RECHAZAS DE OTRO ES LO QUE ERES




Un extracto del libro Entrando en la Nueva Realidad :

Permanecer En Alineación Sin Tomar Las Cosas Personalmente


Hay dos maneras que he encontrado útiles para permanecer conectada con los reinos o vibraciones superiores cuando encontramos una situación que suscita una reacción desagradable en nosotros.


1. Supongamos que alguien llega a tu realidad que está encarnando una energía que tú consideras molesta o desagradable. Parecen convertirse en una castaña bajo tu silla de montar, por así decirlo, y encuentras que preferirías evitarlos. En este caso, puede ser útil hacer esto: Pregúntate a ti mismo qué es lo que en su energía define lo que te está molestando. ¿De qué se trata? Luego identifica esa energía dentro de ti mismo. Esto no es ninguna noticia nueva, y no es un proceso nuevo.


Después de identificar de qué se trata esa energía particularmente molesta de ellos, entonces tienes la oportunidad de ajustar esa energía dentro de ti mismo. Cuando ciertas personas entran en nuestros espacios con energía que nos molesta, casi siempre es porque ahora es el momento para que se produzca un ajuste dentro de nosotros mismos. Es por esto que está llegando a nuestra atención.


Si no puedes identificar esa energía en particular dentro de ti (y recuerda, puede ser una energía que tú incorporas en determinadas circunstancias, o una energía que tú encarnas, pero en un manera diferente y en un escenario diferente, por lo que puede ser difícil de reconocer), entonces sabes que es una energía a la que puedes tener una fuerte reacción o un juicio, por lo que conscientemente nunca querrías encarnarla. En este caso, se te está pidiendo ser más de esa energía, pero probablemente en una manera más saludable y equilibrada. Esta energía en particular sólo se te está mostrando en una manera exagerada, para que no la pases por alto.


Podríamos pensar que nadie nunca debería incorporar esta energía y, desde luego, ¡no nosotros! Tenemos fuertes reacciones a ciertas energías porque pensamos que están muy mal y no son del orden más alto, pero cuando éste es el caso, lo que realmente está ocurriendo es que nosotros no estamos en lo correcto y el otro no está equivocado. Con el tiempo, si estamos abiertos y dispuestos, siempre encontramos que fuimos demasiado exagerados en nuestro juicio, y estas energías aparentemente horribles realmente están bien si se usan en forma apropiada (en otras palabras, no a un grado tan fuerte y exagerado). Por alguna razón específica para nosotros, creemos que estas energías desagradables son absolutamente inaceptables, ¡por lo que nunca las encarnaríamos nosotros mismos! Así entonces, necesitamos encarnarlas nosotros mismos, y encontrar sus regalos y beneficios, para poder difuminar y neutralizar estas reacciones que estamos teniendo. Necesitamos reconocer sus dones y beneficios, y aceptarlas y convertirnos en ellas para poder convertirnos en el todo. Por lo tanto, no necesitamos tomar esto personalmente, pues la energía nada más está haciendo lo que hace la energía.


Conforme evolucionamos más y más alto, empezamos a experimentar menos del número 1, y más del número 2.


2. Eventualmente llegamos a un espacio de ser, donde somos conscientes de que una energía específica está en nuestro espacio, pero no tenemos ninguna reacción hacia ella, excepto que es desagradable y se siente como si perteneciera a un lugar diferente de donde nos encontramos. Puede sentirse casi repulsiva. Podemos ver fácilmente de qué se trata, e intuitivamente sabemos que ya hemos estado allí nosotros mismos, entendemos esta energía, y sabemos que ya no la encarnamos. Puede incluso sentirse como si viviera en una tierra muy lejana... una tierra en la que no hemos vivido por mucho tiempo. En este caso, podemos entonces dar amor y comprensión a la persona que está encarnando esta energía, y por lo tanto, no lo tomamos personalmente.


Aunque ahora hemos evolucionado y superado muchos patrones de energía de menor vibración, todavía puede sentirse bastante incómodo tenerlos alrededor. Cuando los encontramos, tenemos un fuerte deseo de estar en algún otro lugar. Esto se debe a que las energías de mayor vibración no pueden existir en el mismo espacio que las energías de menor vibración. Saber quiénes somos en los niveles más altos, permanecer en ese espacio, y hacer brillar nuestras luces mientras estamos conectados a la Fuente , a la vez que no tomamos las cosas personalmente, es una buena manera de pasar la limitada cantidad de tiempo que podemos encontrarnos residiendo en las realidades de menor vibración. Las cosas sólo tienen que ver con nosotros si elegimos tomarlas personalmente.
*****************************************