miércoles, 11 de marzo de 2009

MEDITACION Y YOGA


LA VISUALIZACIÓN YOGA: La visualización se basa en el poder de las imágenes, es decir, toda imagen mental tiene un poder de influencia sobre la mente, de aquí que, los antiguos, conociendo el poder de las imágenes, las pintaban en sus templos para inducir y crear estados mentales positivos, elevar la vibración y facilitar la auto indagación, el auto conocimiento, el viaje interior.

LA CONCENTRACIÓN: La concentración es la emoción, moviendo la fuerza de la voluntad y enfocándola en un solo punto. Concentrándose, se busca llegar a enfocar nuestra mente, tan solo en aquello que deseamos. Toda la energía mental y emocional es centrada en una idea y, ésta, llevada a la práctica, consigue realizarse con cierta facilidad. Los sentidos no funcionan cuando hay concentración profunda; no hay consciencia del cuerpo ni de lo que nos rodea. La “ATENCIÓN” es la base de la concentración. La concentración es simplemente atención. Concentración es fijar el pensamiento en una sola cosa. Esto resulta más fácil si mostramos interés por el objeto de la concentración. No puede haber verdadera concentración sin que se muestre un grado notable de interés y atención por parte de quien la practica.
De la atención se va a la contemplación y de ésta, a la concentración y ya, por último, a la meditación. La primera es la base de las demás. Es importante desarrollar el hábito de la atención en las situaciones diarias. Se trata de centrar nuestra mente en todo aquello que esté frente a nosotros, aprendiendo a contemplar las cosas detenidamente. Esto nos llevará a descubrir muchas cosas que, anteriormente, nos habían pasado desapercibidas. Percibir es atender. Por la atención se logra un conocimiento claro de los objetos. Una persona atenta tiene muy buena memoria. Quien no es observador, no es atento; el interés desarrolla la atención. Cuando hagáis cualquier trabajo, sumergíos en él. Olvidaos de vosotros mismos, concentrados en el trabajo. Silenciad los demás pensamientos, no pensando en ninguna otra cosa. La mente solo puede atender a una sola cosa al mismo tiempo. Una simple gota de agua puede perforar la más dura roca, cuando hay persistencia y cae sobre ella continuamente y en el mismo punto. Esto ayuda a comprender el gran poder de la concentración.

LA MEDITACION Y EL YOGA: La práctica de meditación aporta un sinfín de beneficios. La meditación es una verdadera fuente de descanso. Es un descanso duradero, espiritual y lleno de dicha, que ha de ser experimentado para entenderse. Una vez que se logra este estado de meditación profunda, el tiempo dedicado al sueño puede reducirse en tres o cuatro horas. Durante la meditación se produce, en general, una tremenda aceleración de energía hacia las células. Al penetrar en todas las células, las vibraciones pueden prevenir y curar enfermedades. La meditación es también un poderoso tónico mental y nervioso. Las suaves ondas que produce, ejercen un efecto favorable en la mente y en los nervios, dando lugar a un prolongado estado positivo. En meditación el mundo interior comienza a ordenarse desde la mente y produce salud física, agudeza mental y tranquilidad. Paz mental, silencio, autocontrol, trato amable y pureza de corazón. Éstos son los atributos de una mente en armonía. Podemos definir la meditación, como llegar a detener toda la marea de pensamientos que, generalmente, existen en la mente y enfocar y mantener un fluido constante en una sola cosa, profundizándola, llegando a formar parte del objeto de la meditación. La meditación es un proceso de armonización y sintonización. Torna a uno magnético y atractivo, convirtiéndole en quien evoca amor y dedicación. La Meditación abre las puertas de la sabiduría, es el único camino para alcanzar la Inmortalidad y la Bienaventuranza.

*****************************

1 comentario:

Anthony dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.